el ceibo de la Plaza Cataluña

El ceibo de la Plaza Cataluña

Fuera de lugar y en un cantero lateral de la plaza que es el centro del centro de Barcelona crece, casi escondido, un ceibo. No guarda relación con el resto de la vegetación, ni con las grandes encinas que dan sombra a los bancos, ni con los rosales y agapantos que adornan otros sectores de la plaza. Es un elemento huérfano de la composición, al igual que el pino que es su compañero de cantero.

Ceibo Plaza Cataluña

Por el Paseo de Gracia bajan los turistas, empuñando sus cámaras de fotos. Posan en cada estatua, fachada, farola. Unas señoras con amplios sombreros de paja se detienen a mi lado y observan el pequeño árbol intentando descifrar el objeto de mi interés. Lo que ven las señoras es uno de los pocos ceibos que hay en los espacios públicos de Barcelona, flor nacional oficial de la República Argentina y consuetudinaria de la República Oriental. También es uno de los árboles que el Ayuntamiento de Barcelona decidió incluir en el Catálogo de Árboles de Interés Local. Las rubias damas siguen de largo y yo me quedo para aproximarme y ver más de cerca las flores rojas.

Se dice que el incansable Linneo, autor del nombre científico de la especie –Erythrina crista-galli- quiso ver similitudes entre las flores del ceibo y la cresta de los gallos y que por eso eligió el epíteto ‘crista-galli’. No se si por falta o exceso de imaginación, me cuesta ver la semejanza de las formas y en todo caso, el estandarte – el pétalo más grande- más me hace acordar a las barbillas de un gallo que a su cresta. De cualquier modo no hay que pedirle a los nombres científicos -y a los esforzados botánicos- más de lo que ya nos dan, una denominación convencional para que los que nombran un ceibo y los que se refieren a un árbol del coral o al zuiñandí, sepan que están hablando de la misma especie. Más bonita y poética es otra analogía, popular ésta y recogida en la leyenda de Anahí. Según este relato las flores del ceibo recuerdan las llamas que consumieron a una guerrera guaraní insumisa, acusada de brujería condenada a la hogera.

Flores del ceibo de la Plaza Cataluña

En verano los ceibos se delatan por las manchas rojas de las flores. Es evidente que es por ellas que lo han querido los jardineros y paisajistas y que gracias a sus flores este arbolito bajo y tortuoso de los bosques fluviales del Cono Sur se ha ganado un lugar entre los árboles que llamamos ornamentales. Sin embargo, hay que verlo en invierno, cuando ya no le quedan flores ni frutos ni hojas. Las ramas retorcidas, la corteza gruesa y rugosa, las ramillas más jóvenes, secas, dispuestas en los extremos como dedos finísimos. Entonces, envuelto en la bruma helada de la mañana, se convierte en una de las siluetas más expresivas del monte.

¡Ah! Pero estábamos en Barcelona y hoy hace un calor de locos. El ceibo de la Plaza Cataluña da sombra a la sombra de las encinas autóctonas. A veces, algunos friquis de las plantas, se paran a mirarlo. Y para confirmar que somos varios, van aquí un par de enlaces a otros sitios de la web que lo mencionan: 

Árboles con alma -un precioso blog de un señor que vive en Barcelona, de profesión auditor y aficionado a la botánica-, un par de fotos publicadas en Panoramio y hasta lo nombra en una crónica el músico argentino Sergio Makaroff.

Plaza Cataluña. Años 70.
El ceibo de la Plaza Cataluña en los años 70.

MATERIAL CONSULTADO:

Bibliografía

Plantas Medicinales Rioplatenses. Héctor Blas Lahitte et al. Ed. L.O.L.A. Buenos Aires, 1998.

Material online

Actividad Antinociceptiva y Antiinflamatoria de Erythrina crista-galli L. (“Ceibo”). Jorge Miño et al. Acta Farmacéutica Bonaerense 21 (2) 93-8, 2002.

Alternativas de sustentabilidad del bosque nativo del Espinal. Área Etnobotánica. José Pensiero et al. Proyectos de investigación aplicada a los recursos forestales nativos (PIARFON).

Sistema de Información de Biodiversidad. Argentina.

Anuncios

8 comentarios en “El ceibo de la Plaza Cataluña

  1. el ceibo para los uruguayos màs que un àrbol es un sìmbolo. La flor nacional, el logo del botànico, las ceibalitas del plan que le da su nombre…quizàs sea por ello que cada vez que veo un ceibo me lleva a travès del tiempo hasta mi època escolar.Que bueno viajar por medio de un àrbol.
    Excelentes fotos y relato.

    1. Lo gracioso es que, sin premeditación, publiqué este post justo un 25 de agosto. Lo curioso es que el 25 de agosto de 1825 la Provincia Oriental declaró la independecia del Imperio del Brasil y la unión con las Provincias Unidas con las cuales, más tarde y ya como repúblicas independientes, compartiríamos el símbolo de la flor el ceibo.

  2. Nada es casual Eloísa, ni haber publicado justo el 25 de agosto, ni haberle dado voz al árbol que habla. Viva la causualidad!!!!!!!!!!!!!! y gracias a ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s