Santa Rita

Te conozco, Santa Rita

En Uruguay la llamamos Santa Rita, aunque -todo hay que decirlo- en algunos círculos se prefiere el más distinguido nombre de buganvilia. En España, país mucho más dado al santoral que el laico paisito y a pesar de ello, el nombre buganvilla es de uso común. Buganvilia y buganvilla son nombres aceptados por la Real Academia Española, siempre dispuesta a castellanizar los préstamos de otras lenguas y a españolizar la lengua entera. Ambos refieren al nombre científico de la planta, Bougainvillea, bautizada en honor a Louise Antoine de Bougainville, director y productor de la primera expedición francesa alrededor del mundo realizada con motivo de la entrega de las Islas Malvinas a la corona española (regresaremos a Monsieur de Bougainville en otra oportunidad).

Dejemos, entonces, las academias reales y los enredos diplomáticos para ocuparnos de las enredaderas. Si las enredaderas cantaran, la Santa Rita sería sin dudas una soprano. Una soprano en flor los 365 días del año, no sólo por su prolongado período de floración -en algunos ambientes efectivamente florece todo el año- sino también porque se trata de una planta muy viajada, presente en parques y jardines de zonas cálidas y templadas de todo el mundo. Bien puede crecer recostada en las blancas paredes de las islas griegas y decorar una puerta azul en Mykonos como alumbrar con notas fucsias un ya colorido muro en Antigua Guatemala. En el Mediterráneo o en los húmedos trópicos, en las ciudades jardín o las barriadas, la Santa Rita se siente como en casa. Mientras tenga sol suficiente, jamás desentona y nunca desafina.

Santa Rita

La Santa Rita no es una sino muchas. Entre las Bougainvillea cultivadas como plantas ornamentales existen tres especies e innumerables híbridos naturales e inducidos. Las tres especies originales, las que crecen de manera silvestre en sus regiones de origen y han dado lugar a muchísimos híbridos son:

Bougainvillea spectabilis Willd.

Bougainvillea glabra Choisy

Bougainvillea peruviana Bonpl.

Las dos primeras ocurren naturalmente en amplias zonas de Brasil -desde la Amazonia a los bosques costeros del sur- y son endémicas de ese país. Bougainvillea peruviana, como lo indica su nombre, es nativa de Perú, y también de Ecuador y Colombia. La distinguida buganvilia es naturalmente sudaca y ampliamente tropical – su distribución natural alcanza áreas subtropicales-.

Aunque las especies y variedades híbridas son difíciles de diferenciar entre sí, las Santa Ritas son fácilmente reconocibles, si no por sus flores -pequeñas y discretas- por sus coloridas brácteas. Las flores propiamente dichas, de color crema o amarillento, crecen en grupos de tres sostenidas por estructuras similares a pétalos -las antedichas brácteas- que cumplen la doble función de atraer a los polinizadores y servir de alas para que las semillas vuelen una vez que el fruto madura y la flor se seca.

Como corresponde a toda diva que se precie, la Santa Rita sabe rodearse de bellas y distinguidas compañías. Sus flores son psicófilas, es decir, ‘amigas de las mariposas‘ y son éstos revoloteantes lepidópteros los encargados de polinizarlas.

Flores Santa Rita

Resulta curioso que esta espectacular y voluptuosa trepadora lleve el nombre de una devota tan sufrida como Santa Rita. Tal vez su tolerancia a períodos de sequía y su fortaleza aparentemente pasiva inspiraron el nombre. Aunque probablemente hayan sido sus espinas, que conocemos bien quienes hemos tenido que podar ejemplares crecidos y que más que hablarnos de la santidad nos dicen claramente que estamos frente a una guerrera.

———————————

Fotos: E.F. elarbolquehabla.wordpress.com
Anuncios

8 comentarios en “Te conozco, Santa Rita

  1. Divinas sus flores, que hasta me acompañaron a uno de los lugares poblados, más apartado del mundo, la isla Rapa Nui, allí estaban por todos lados. Y como es costumbre en este lugar, te esperan con un collar de flores naturales. Y justo el que me toco era todo de la maravillosa Santa Rita.

    1. Puede que le falte sol. Si es otra planta y tiene todo lo que necesita, en algún momento debería florecer -a menos que sea un helecho :)-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s